diciembre 2005


Las vueltas de la vida. Me he enterado del destino de quién derribó mi corazón este año. Siempre es agradable saber que las personas que se merecen estar bien, lo están.
¿Habré sido yo capaz de soportar el sacrificio?, ¿de ser tan valiente? La verdad es que no lo sé.
Hubo alguien que sí pudo, y esa persona no fui yo.
Siempre he creido que las cosas pasan por algo y que las oportunidades son como las olas para un surfista: hay que tomarlas cuando vienen (no antes ni después) y cuando no las hay, sólo queda esperar. Bajo ese punto de vista, me aferraré a mi tabla y esperaré la siguiente ola.
Anuncios
No me gustan las evaluaciones, ni los resúmenes, ni los cierres. Analizar lo bueno y lo malo de 365 días no le encuentro sentido. No hay un año mejor o peor que el otro. Todo es un contínuo. Y si esto tiene por finalidad el hacer una revisión y partir de cero el año que se viene… en mi experiencia eso es algo que simplemente no resulta. Ahí participa el destino, la suerte ó lo que sea que exista.
Por eso es que odio que me pregunten cómo me vi este año. Creo que debe ser porque técnicamente, este año fue muy extraño. A veces pienso que la balanza se va para un sólo lado, que no todo puede andar bien y esto, porque nunca llegamos a estar 100% satisfechos. En esta línea, algunos aspectos de mi vida fueron potenciados enormemente, otros fueron tristemente olvidados, eso hay que decirlo. Hubo mucho aprender cosas nuevas, el probarme a mí misma y reconocer cuando emociones algo enmascaradas, como los celos. En términos generales, creo que esa sería mi autoevaluación.

Powered by Castpost

Lo de la nostalgia va en serio parece…

El romanticismo acompañado de una cuota de nostalgia me han rondado últimamente, así que no es de extrañar que haya reparado en una película así.
La historia de Alicia y Marcelo, tentados toda su vida a alejarse uno del otro, pero siempre existen esos encuentros… ¿inesperados ó provocados? (“¿tú te apareciste en mi vida o fui yo quién se apareció en la tuya?, ¿una simple casualidad ó el siempre polémico destino?).
Ambos están ahí… y para calmar la ansiedad del momento, fumas un cigarro tras otro, bebes una copa de más, te muerdes el labio, mueves los pies bajo la mesa… ésas son tus nueces para el amor.
La despedida en el tren. Un adiós que desea ser un hasta pronto.
Pero Alicia piensa que “el `lo que hubiera sido`, simplemente no existe”. Lo imaginamos, pero eso no alcanza para que sea real.
Y el “nunca es tarde”, a veces no resulta.
El amor debería de tener fecha de vencimiento.

Del imaginar viene el existir, por eso nos podemos preguntar.

Si no imagináramos, ¿existiría todo esto?

Powered by Castpost

A todos los que alguna vez hayan pasado por acá (tanto los que escriben como los que no lo hacen), les deseo una muy feliz Navidad junto a los suyos y que en el año que viene se cumplan todos sus deseos. Besos y abrazos.

Smells like Christmas spirit!

Libros que marcaron mi infancia, de los que aún puedo rescatar detalles. Reconozco que aluciné con esta construcción de un mundo paralelo. Porque si veo un ropero en una pieza deshabitada me acordaré de estas historias. Por que recuerdo con lujo de detalles sentirme como sintió Lucía al pasar de ese viejo y abandonado ropero al extraordinario mundo de Narnia. El escuchar cada tímido paso que dió al ser la primera en llegar. Al conocer esos extraños personajes que la invitaron a tan cálidos lugares en un mundo tan frío como el de Narnia.
Porque uno se identificaba con la curiosidad propia de un niño como Edmundo, con la cautela de Susana y con el poder de decisión de Pedro.
Inolvidable la descripción del aspecto de la Bruja Blanca. Recuerdo las veces en que aparecía cuando nadie se lo esperaba, tomando acciones que desencadenaban sólo problemas.
El sufrimiento de Aslan, ser de vida, rodeado de pura muerte. Su sufrimiento en esa fría roca es una clara referencia a Jesús.
Para mí, los libros bien escritos (y las buenas películas también) son aquellos que logran sacarme de este mundo para llevarme a otro, permitiéndome identificarme con los personajes y entender lo que piensan ó sienten. Éstos libros logran eso y pese que hace muchos años que quedaron -casi literalmente- en el baúl de los recuerdos, aún puedo referirme a ellos como si hubiera ocurrido una lectura reciente.
No sé si sería lo mismo retomar en esta etapa de mi vida esos libros… ¿serán leídos con la misma inocencia y expectación de antaño?, ¿no me parecerá nada más que un cuento de niños?, ¿perderá toda su gracia?
Veremos si me entusiasmo con la película primero… tal vez sea extraño ver en imágenes todo lo que alguna vez me imaginé. Espero no pierda el encanto y salga del cine con ganas de desenpolvar alguno de esos siete volúmenes.
“I never said, ‘I want to be alone.’ I only said, ‘I want to be left alone.’
There is a whole world of difference.”
Greta Garbo

Página siguiente »