Hay instantes del cine que uno nunca olvida.
Escenas que se quedan en la retina, tal vez por mucho tiempo.

Crash tiene momentos cúlmines en la historia de los personajes que son realmente únicos. Todos tenemos nuestro propio calvario, la vida se encarga de mostrárnoslo.
Al comienzo, cuando apareció Don Cheadle imaginé que sería una buena película. Y no me equivoqué.
Cómo no recordar cuando llueven ranas en Magnolia, en las escenas finales, cuando de fondo se escucha ésta canción:

Powered by Castpost

Anuncios