¿Se puede amar y odiar a alguien al mismo tiempo?
¿Pueden coexistir ambos sentimientos siendo tan opuestos uno con el otro?
Personalmente, me ha pasado (y más de una vez) que la gente que me da rabia, me gusta. De hecho, me atraen más que aquellos con los que no me ocurre eso.
Aquella persona que me confronta con argumentos
cuando planteo una opinión, sencillamente me encanta. No me agrada aquel que calla sólo por quedar bien ó por evitar un posible conflicto. Me queda la sensación de que son poco jugados y que se escudan en el silencio, cuando en realidad sí tienen algo que decir.
No sé bien como se dará esto del amor y del odio, no sé si tiene que ver con algo de masoquismo… pero lo que sé es que cuando me enojo con alguien es porque esa persona -en algún grado- me importa, y ya ahí hay una relación, hay “algo” que me une a esa persona.

Powered by Castpost

Anuncios